24 de Junho, 2012 - 19:00 ( Brasília )

Geopolítica

Informe Otálvora - Paraguai - Notable pérdida de influencia política de Brasil en la región.


El Informe Otálvora 24JUN12
Noticias Clic

http://www.noticiasclic.com/edgarotalvora

*** Lugo no aceptó victimizarse para validar acciones del Eje La Habana-Caracas.
*** Reuniones con Embajada de EEUU y la Nunciatura confirmaron a Lugo que estaba caído.
*** Venezuela movilizó a Paraguay a su embajador en Brasil, encargado de la “diplomacia paralela” con “grupos sociales”.
*** Notable pérdida de influencia política de Brasil en la región.
*** Radicales del ALBA quieren quitar a Paraguay su membresía de los diversos clubs presidenciales y expulsarla de la OEA.


La destitución de Fernando Lugo de la Presidencia de Paraguay y su aceptación del hecho, tomó de sorpresa a los gobiernos de Cuba y Venezuela. La baja intensidad de la reacción del Eje La Habana-Caracas ante la caída de uno de sus aliados dejó en evidencia su pérdida de capacidad  reactiva, explicada en mucho por la larga ausencia de los escenarios internacionales y las limitaciones físicas de Hugo Chávez. 

*****

Al amanecer del jueves 20JUN12 ya era un hecho que el Partido Liberal Radical Auténtico, al cual pertenece el ahora presidente Federico Franco y el Partido Colorado, habían alcanzado un pacto para adelantar un juicio político a Lugo y destituirlo, con base en sus mayorías parlamentarias. En ese escenario Lugo decidió no  prender las alarmas de sus aliados internacionales sino que recurrió, en primer término, a un intento de negociar con los partidos políticos y sondear posiciones de dos factores de poder: el gobierno de EEUU y el Vaticano.

*****

Al mediodía del jueves 21JUN12 se registraron reuniones del aún presidente Fernando Lugo con voceros extranjeros, tras las cuales comprobó que su caída era un hecho. Lugo fue primero a la Nunciatura Apostólica donde fue recibido por el Nuncio monseñor Eliseo Ariotti. El representante vaticano recomendó a Lugo que renunciara al cargo y de esa manera evitara una crisis política en el país. Lugo se trasladó luego a la Embajada de EEUU donde se reunió con el embajador James H. Thessin. EEUU se declaraba neutral en la crisis política. Se conoce de contactos de Lugo con altos dirigentes liberales y colorados, incluyendo con Jorge Oviedo Matto, Presidente del Senado. Todo indicaba que la suerte estaba echada y la alianza para destituirlo se había consolidado.

*****
 

En la noche del jueves 21JUN12 arribaron a Asunción los cancilleres de Venezuela, Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Chile, Bolivia y Argentina. Llamó la atención que en el vuelo realizado en una aeronave del gobierno brasileño se hubiera incluido al Embajador de Venezuela en Brasil, el franco-venezolano Maximilien Sánchez Arvelaiz, quien fue deferentemente recibido por Fernando Lugo al llegar la delegación a la residencia presidencial de Mburuvicha Róga. Sánchez participó en la reunión que esa madrugada celebrara Lugo con los cancilleres de Unasur, parte de su gabinete y el equipo de abogados que lo representarían en el juicio. En medios políticos paraguayos se evaluó que el papel de Arvelaiz sería el de coordinar con “grupos sociales” paraguayos una respuesta de calle a lo que el Eje La Habana-Caracas califica como un “golpe de Estado” contra su aliado paraguayo.

Arvelaiz, quien es Embajador de Chávez en Brasilia desde mediados de 2010, anteriormente coordinaba la diplomacia paralela bolivariana desde el propio Palacio de Miraflores.

*****

El viernes 22JUN12 en horas de la mañana, mientras los cancilleres de UNASUR presentes en Asunción visitaban al entonces Vicepresidente Federico Franco y al presidente del Senado paraguayo, los diplomáticos de Argentina y Brasil adelantaban una intensa actividad de contactos con la dirigencia política paraguaya. Los intentos, básicamente de Brasilia, para frenar el proceso contra Lugo y alargar los trámites del juicio, no tuvieron efecto. La cancillería brasileña, acostumbrada a relacionarse directamente con la clase dirigente paraguaya se encontró maniatada por la efervescencia que sus socios de UNASUR, especialmente Ecuador y Venezuela, le estaban dando al proceso.

*****

En 1999, el gobierno brasileño de Fernando Henrique Cardoso intervino abiertamente en Paraguay en momentos cuando el Presidente de la época, Raúl Cubas Grau, era blanco de un enjuiciamiento por parte del Parlamento. En medio de una grave crisis política, cuyo máximo elemento conflictivo fue la muerte de siete manifestantes, Brasilia fue el catalizador para bajar tensiones y garantizar las condiciones para que Cubas presentara su renuncia. Esta situación contrasta con la menguante influencia de Brasil ante la élite de su vecino paraguayo.

Las exigencias, presentadas por el propio Lugo al inicio de su gobierno, de renegociar con Brasil los términos de la compra-venta de electricidad producida en la Hidroeléctrica de Itaipú, señalaron un cambio de tónica en las relaciones Paraguay-Brasil. Esta situación quedó especialmente demostrada en el fracaso del presidente Lula da Silva de lograr que el Parlamento paraguayo aprobara el ingreso de Venezuela a Mercosur, oferta que el brasileño había hecho a Hugo Chávez. La heredera de Lula en la Presidencia, Dilma Rousseff, no pudo impedir la caída de su aliado ideológico. Existe la sensación de que la diplomacia brasileña está mirando intensamente hacia los grandes foros internacionales y abandonando a sus tradicionales amigos en sureños
.     

*****

La noche del 21JUN12, las declaraciones dadas en Quito por Rafael Correa, minutos después de llegar desde Río de Janeiro donde asistió a la Cumbre Río+20, fortalecieron la posición de la alianza que en Paraguay se proponía sacar a Lugo de la Presidencia.

Correa, quien se había reunido con Presidente y cancilleres de UNASUR en Río ese mismo día, amenazó a Paraguay con expulsión de los organismos regionales e incluso adelantó que se procedería a cerrar los pasos fronterizos de los países limítrofes, en caso de que el Senado encontrara culpable a Lugo. Las amenazas de Correa y el hecho de que la vocería de Unasur esté en manos de un hombre directamente dirigido por Hugo Chávez, sirvieron para amalgamar a la oposición contra Lugo quien evaluaba la posibilidad de que grupos radicales de la región fueran movilizados a Asunción en apoyo de Lugo.

*****

Minutos después de conocerse el veredicto de Senado contra Fernando Lugo, los cancilleres de UNASUR abandonaron con prisa el Palacio de los López, donde habían acompañado al entonces Presidente, siguiendo por televisión lo que acontecía en el juicio. Lugo hizo saber a los Cancilleres su decisión de acatar la decisión, con lo cual quedaba sin piso cualquier acción de los enviados extranjeros. La seguridad de Lugo jamás estuvo amenazada y salvo un pequeño conato de disturbios rápidamente sofocado, Asunción permanecía tranquila. Lugo abortó cualquier posibilidad de que sus socios políticos crearan un foco de “resistencia” en rechazo a la destitución de que fue objeto.

Dada que la salida de la Presidencia fue por juicio, Lugo no ocupará un sillón de senador vitalicio. Fuentes cercanas a Lugo aseguran que pretende continuar haciendo política y aspirará a una senatoria en las próximas elecciones. El ex obispo y ahora ex Presidente no quiso quemar sus posibilidades políticas inmediatas.

*****

La renuencia de Lugo a resistirse a la decisión que lo desalojó de la Presidencia, ha dificultado la concreción de una posición común en Suramérica, e incluso en el seno de Mercosur, ante el cambio de gobierno en Paraguay. Venezuela, Ecuador, Bolivia  y Argentina, secundados por el saliente presidente dominicano Leonel Fernández, encabezan un bloque radical que está proponiendo cercar diplomática y comercialmente a Paraguay. Proponen expulsar a Paraguay de la OEA, retirarlo de Mercosur  y suspenderle la membresía en los club presidenciales de reciente fundación: Unasur y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC.

México, Chile y Colombia han asumido una posición “moderada” que rechaza la salida de Paraguay de la OEA. Brasil decidió llamar a su embajador en Asunción a consultas, pero Brasilia evalúa no sólo políticamente, las consecuencias de sustraer a Paraguay de Mercosur. Pareciera que a todo evento, Brasilia no cerrará su Embajada en Paraguay. Dejar de comprarle electricidad a Paraguay es algo muy poco probable.  

Los días miércoles 27JUN12 y 28JUN12 deberá conocerse las posiciones de Unasur y Mercosur ante el nuevo gobierno de Paraguay. Para esos días están convocadas cuna Cumbre presidencial de Unasur en Lima y la reunión semestral del Mercosur en Mendoza, Argentina.

 

http://www.noticiasclic.com/edgarotalvora