13 de Julho, 2011 - 06:30 ( Brasília )

Geopolítica

PARAGUAI - Colono brasileño es atacado en sus tierras por un grupo de campesinos

El colono brasileño Ademir Rickly sufrió ayer una emboscada dentro de su propiedad. Unos 20 supuestos campesinos sin tierra, armados con garrotes, machetes y bombas molotov, lo atacaron con saña.

DefesaNet

Duas semanas após a Presidente(a) ter manifestado preocupação pela segurança dos Brasiguaios ao Presidente Lugo acontece o ataque abaixo descrito. Foi uma evidente manobra provocativa para por em cheque a administração Paraguaia e confrontá-la com o governo Brasileiro.

PARAGUAI - Dilma dá recado a Lugo sobre Brasiguaios DefesaNet 03 Julho 2011 Link



Publicado ABC Color 13 Julho 2011
 

Roque González Vera

SANTA ROSA DEL MONDAY, Alto Paraná (Enviado especial). En la mañana de ayer, alrededor de las 9:30, el colono brasileño Ademir Rickly fue víctima de una emboscada: unos 20 campesinos armados con machetes, garrotes y bombas molotov lo atacaron salvajemente, dentro de su propiedad.

La finca de Rickly se encuentra en las inmediaciones de Cruce Kimex, jurisdicción de San Rafael del Paraná, norte de Itapúa. El colono logró demostrar la legitimidad de sus títulos en un juicio contra el Estado paraguayo. El pleito judicial se extendió por espacio de 12 años.   

Hace 10 días  se logró dar cumplimiento a la orden judicial de desalojo, debido a que un grupo de campesinos se instaló dentro de su propiedad, con el argumento de que el título no tenía valor. Los supuestos sintierras se ubicaron en la franja de dominio público de la Ruta VI, frente a su propiedad.

Montaron una trampa  

Ayer, Rickly se acercó al lindero de su propiedad. Estaba acompañado de su hijo, Ademir Junior y tres peones. En forma casual llegaron hasta el sitio sus abogados Marilene Sguarizi y Daniel Alarcón.   

Dos mujeres del campamento de carperos solicitaron a Rickly permiso para sacar mandioca del sector donde anteriormente estaban los invasores. El colono aceptó y estaba supervisando el trabajo de sus operarios,  cuando en forma repentina aparecieron unos 20 hombres que los atacaron en forma violenta.   

Las mujeres que habían suplicado para retirar mandioca diciendo que sus hijos no tenían nada para comer, se encargaron de arrojar las bombas molotov que felizmente no llegaron a explotar.   

“Aparecieron de repente, sin darnos cuenta. No tuvimos tiempo de correr, porque al rato ya estaban encima nuestro. Nos pegaron con los garrotes, con los machetes. Dos de ellos estaban armados con pistolas”, expresó Ademir Rickly.   

Agregó que “dispararon a matar al tractorista, cuando el pobre muchacho se fue corriendo hacia la máquina. En medio del ataque mi hijo cayó, le golpearon la cabeza. Yo estaba corriendo y volví para protegerlo porque lo iban a matar. Allí me golpearon muy duro”.

Siguió diciendo que “fue un momento terrible, desesperante. Tenía miedo de que maten a mi hijo, era en lo único que pensaba en ese momento. No me importaba estar sangrando, solo quería salvarlo del salvajismo de los delincuentes que nos atacaron”.

Policías no mueven un dedo  

Luego de huir del sitio, buscaron socorro en los efectivos de la policía que montan guardia rutinaria en Cruce Kimex. La respuesta que recibieron no pudo ser peor: debían presentar una denuncia por escrito en la comisaría de la colonia Naranjito y luego conseguir una orden judicial para inspeccionar el campamento de los sintierras, quienes están en plena calle.   

Los agentes policiales no llegaron ni siquiera a pedir documentos, para verificar identidades, en las improvisadas carpas instaladas al costado de la ruta, donde se refugiaron los delincuentes. El campamento se encuentra a 400 metros del puesto de vigilancia policial.